Rosalind Fox, una vida de novela

by

El regreso de Boris Izaguirre (Caracas, 29 de septiembre de 1965) al panorama literario me ha descubierto la vida de una mujer apasionada, aventurera, generosa y leal. Rosalind Fox, la inglesa que fue amante del militar franquista Juan Luis Beigbeder resucita de entre los muertos y cobra vida en las páginas del último libro del comunicador venezolano, “Un jardín al norte”.

A diferencia de lo que me ocurrió a mí durante la lectura de “El tiempo entre costuras”, Boris Izaguirre sí vislumbró en Rosalind a un personaje que debería dejar de ser secundario y convertirse en protagonista. Tal vez, la arrolladora personalidad de Sira Quiroga, el personaje principal del gran éxito literario de María Dueñas, me ensombreció a otro personaje rico en matices y con una historia que merecía la pena ser contada.

boris libro

La fuerza arrolladora de Rosalind queda reflejada en las 446 páginas de este libro que narra las peripecias de una mujer que nació durante la Gran Guerra y que durante su etapa adulta fue testigo de la Guerra Civil Española y de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la principal batalla que tuvo que luchar fue la de su amor por un hombre casado que también pagó un alto precio por amar a esta inglesa tan leal a su país. El patriotismo, en aquellos años, se pagaba caro.

Mientras leía la novela escrita con destreza por el showman venezolano, quise reencontrarme con Rosalind en la pequeña pantalla. Así que un sábado lluvioso me calcé las katiuskas y me acerqué a un centro comercial para comprarme la adaptación audiovisual de la obra literaria “El tiempo entre costuras”. Recordaba vagamente algunos episodios de cuando se emitió en televisión pero, entonces, no supe apreciar todos los matices de esta serie tan bien producida.

images

Durante los días en los que visioné la serie desde el sofá de mi casa, llegué a convertirme en espía, sufrí con los riesgos a los que se vio expuesta Sira, disfruté de la amistad tan sincera que se profesaban ella y Rosalind, caminé por las calles de Madrid luciendo vestidos impresionantes, visité Lisboa y me dejé cautivar por su historia y fui feliz en Marruecos. Quedé tan atrapada que, al entrar a viejos cafés en mi Bilbao natal, me dediqué a escuchar conversaciones ajenas para saber si podría obtener alguna información que fuese útil para los ingleses :). El espíritu aventurero de Sira Quiroga y de la propia Rosalind Fox se apoderaron de mi razón durante largos días en los que deseaba acabar con mis obligaciones diarias y reunirme con ellas en la pequeña pantalla y en las páginas de “Un jardín al norte”.

Es eso lo que le debo al último libro de Boris Izaguirre; el permitirme reencontrarme con dos mujeres apasionantes que supieron VIVIR, con todos los peligros que ello entraña. Rosalind Fox pasó a los libros de historia y, por ello sé, que murió con 96 años en Cádiz, con una vida vivida. Sira Quiroga no fue un personaje histórico pero a mí me cautivó para siempre.

Espero que si decidís conocer a estas dos mujeres quedéis tan atrapadas como yo por su magnetismo. ¡Es una sensación mágica!.