Tal día como hoy, de hace un año, Bilbao se quedó huérfana

by

Dicen que nadie se muere del todo si alguien le sigue recordando. Tal vez por eso, Iñaki Azkuna sigue vivo en el corazón de los bilbaínos. Tal día como hoy, de hace un año, Bilbao se quedó huérfana y se despedía de su Alcalde, ese al que su delicada salud le impidió seguir trabajando por ese Bilbao que tanto había querido.

Con la perspectiva que da el tiempo, pasé de la pena por su pérdida al agradecimiento más sincero por haber tenido a un Alcalde que hizo grande a la villa y la colocó en el mapa mundial. Hice mía esa lección que dice: “No llores porque las cosas hayan terminado, sonríe porque han existido”.

No imagino un mayor reconocimiento para un Alcalde que aquella espontánea muestra de cariño que los bilbaínos le rendimos ante la escalinata del Ayuntamiento. Muchas de las flores depositadas contenían mensajes de agradecimiento, de afecto y de tristeza por tener que despedir a alguien que se fue demasiado pronto. Por aquel entonces se respiraba en el botxo un aire de desconcierto, de desasosiego, ese sentimiento que embarga los corazones de los que tenemos que recomponernos para seguir hacia adelante después de haber perdido para siempre a un ser querido. Y ya sin Azkuna, muchos bilbaínos perdimos al capitán de un barco que supo llevar con orgullo y determinación el timón de la política municipal, esa con la que los ciudadanos nos sentimos más identificados porque nos afecta en nuestro quehacer diario.

ayuntamiento

Muchas cosas han pasado desde entonces y me gustaría que nuestro Alcalde estuviese aquí para opinar sobre ellas. Por ejemplo,  ¿Qué hubiese pensado de la irrupción de Podemos en la vida política?. Seguramente su respuesta no hubiese sido politicamente correcta. Esa también era otra de sus señas de identidad. Decir lo que pensaba desde un lenguaje cercano que calaba en los ciudadanos quienes, en las últimas elecciones, le premiaron con la mayoría absoluta. Mayoría que, estoy segura, hubiese revalidado en estos próximos comicios. El huracán “Podemos” no hubiese llegado a Bilbao porque el bastón de mando tenía ya dueño en la capital vizcaína.

auntentico azkuna

La sombra del animal político que fue Azkuna ensombreció a una figura que ha continuado su legado hasta hoy. No consideraría justo hablar hoy de Azkuna sin referirme a nuestro actual Alcalde. Ibon Areso ha sido un señor de los que quedan pocos. No fue nunca su aspiración ostentar la Alcaldía pero, como persona responsable y consecuente, aceptó continuar con el trabajo de Azkuna hasta que acabase la legislatura. Coherencia, pura coherencia que ha hecho que la maquinaria municipal continuase trabajando para seguir aupando a Bilbao. Areso ha sido, sin duda, el mejor sustituto para alguien insustituible. Y decir eso, es decir mucho.

azkuna areso

Hace hoy un año publiqué en mi perfil de Facebook unas palabras escritas desde la emoción y el agradecimiento a una persona que me hizo sentir más orgullosa aún de ser bilbaína. Hoy, con motivo del primer aniversario de su muerte, las comparto con todos aquellos que leáis este post:

“Dicen que los mejores siempre se van los primeros y, una vez más, ha sido así. ¡Cómo lamento su muerte Alcalde!. Lamento que no haya cumplido su sueño de ostentar 20 años la alcaldía de Bilbao, lamento que no pueda revalidar su mayoría absoluta en las próximas elecciones municipales, lamento que no vaya a poder contemplar la apertura del canal de Deusto o la urbanización del tramo de Sabino Arana antes sobrevolado por el viaducto… Lamenté mucho que su enfermedad le impidiese condenar los ataques que aquellos descerebrados cometieron contra el corazón de nuestro Bilbao… ¡me hubiese gustado tanto escucharle…!. [A comienzos de marzo de 2014 se celebró en Bilbao un foro de primer nivel sobre economía y crecimiento que desencadenó en actos de vandalismo en las calles de la ciudad.]

Reconozco mi egoísmo al desear siempre su pronta recuperación porque eso implicaba que Bilbao volvía a estar en las mejores manos (aunque su equipo siempre ha hecho que todo funcionase a buen ritmo). Pero, en los últimos tiempos, cuando su enfermedad avanzaba implacable, sólo aspiraba a que se mejorase para que pudiera contemplar la evolución de esta ciudad a la que quiero, casi tanto, como Usted.

Nunca olvidaré el orgullo que sentí cuando le nombraron “Mejor Alcalde del Mundo”. Una vez más, despertamos la envidia de nuestros vecinos guipuchis. ¡No tenemos la Concha pero sí al Mejor Alcalde del Mundo!. Por no hablar del Guggen, la Amatxu, el Athletic y su nueva Catedral, el Euskalduna… (Nunca entenderé eso de que los bilbaínos somos fanfarrones):).

“Lo primero se llama Bilbao”, dijo en una de sus últimas entrevistas. Esa era una de sus principales cualidades; no importaba desmarcarse del partido y su ideología… sólo importaba Bilbao, una ciudad cuya historia estará para siempre ligada a su persona.

Me consuela saber que ha sido consciente del afecto que le profesamos la mayoría de los bilbaínos. Un afecto sincero, sin aspavientos, como somos nosotros.

Mil gracias por haber sido el mejor embajador que podíamos tener.

D.E.P. Iñaki Azkuna, por antonomasia, Alcalde de Bilbao.”

Un año después, suscribo cada una de estas palabras y vuelvo a emocionarme con ellas.

Alcalde, un último favor. Mueva los hilos desde donde esté y que esta vez sí, el Athletic consiga ganar esa Final de la Copa del Rey. Espero que las próximas palabras que le escriba sean para contarle que la gabarra ha vuelto a surcar orgullosa las aguas de nuestra ría. :).

Iñaki azkuna athletic